En una batida de caza o montería se pueden dar situaciones de peligro por colocar los puestos demasiada cerca, enfrentados y cruzados unos con otros, varias personas en cada puesto…

Estas situaciones de peligro, que de una manera demasiado frecuente se dan en nuestro país, se podrían evitar casi en su totalidad, si utilizásemos un equipamiento para los cotos ampliamente utilizado por los cazadores de toda Europa: Las TORRETAS DE CAZA. Muchos de nosotros los hemos visto en vídeos de caza grabados en Centroeuropa, caza de corzos en espera desde puestos elevados de varios metros, que dominan una pradera o unos campos de cultivo, batidas de jabalí donde los cazadores están sobre plataformas elevadas a dos o tres metros del suelo.

La utilización de las torretas de caza nos va a reportar múltiples ventajas que después comentaremos, pero la mas importarte es el aumento de la seguridad en las batidas y monterías de caza mayor. El primer efecto que podremos comprobar es que los disparos van a llevar una trayectoria de arriba a abajo, por lo que tenderán a enterrarse en el suelo, por lo que casi evitaremos en su totalidad los peligrosos rebotes. También vamos a rebajar considerablemente el riesgo de un disparo directo. Por ejemplo, en una línea de cazadores, colocada en un cortafuegos. Aquí puede darse que sobre la misma pieza puedan disparar varios puestos y sobre todo que se dispare justo en el borde del cortafuegos, cuando la pieza se para antes de saltar al cortafuegos. Si se dispara en ese momento, estamos creando una verdadera situación de peligro, por que estaremos disparando en línea con el puesto siguiente. Esta misma situación, pero vista desde puestos elevados de dos o tres metros cambiaría totalmente, aunque debemos decir que nunca debemos tirar en línea con otro puesto, si no esperar a que la pieza este por lo menos en la mitad del cortafuegos, los disparos hechos desde el puesto elevado se enterrarían el el suelo evitando un posible accidente de consecuencias normalmente muy graves. También hay que reseñar que si todos los cazadores están sobre una plataforma es casi imposible un disparo de forma directa, ya que siempre se dispara hacia el suelo.

También se va evitar otra situación que causa peligro, que es moverse del puesto. Hay cazadores a los que les resulta verdaderamente difícil mantenerse en el puesto durante toda la batida o montería. Esta actitud es muy peligrosa ya que el resto de cazadores tienen definido su campo de tiro y saben donde están situados el resto de puestos, por lo que van a disparar en esa zona sin pensar en que una persona se ha movido y pueda estar expuesta a sus disparos. Aparte de esta situación, este mal comportamiento por parte del cazador que se mueve del puesto, puede dar al traste con la jornada de caza de la persona que esta el puesto contiguo, ya que si no ve al cazador vecino, no sabe donde esta y por lo tanto no va disparar, si le pasa una pieza por que no tiene localizado a su vecino. A quien le haya ocurrido esta situación, sabrá muy bien a lo que refiero, pareciendo que estamos cazando junto a un fantasma que aparece y desparece de su puesto y lo que es peor aparece en sitios donde no lo esperamos.

Aparte de aumentar claramente las condiciones de seguridad en batidas o monterías, los puestos elevados de caza nos aportan otras ventajas muy significativas. Como todos sabemos y comprobamos año tras año, el monte se va cerrando y cada vez es mas espeso, impidiendo muchas veces el disparo a las piezas en los pasos por donde tradicionalmente cumplían a los puestos. A esto hay que añadir que cada vez es mas difícil obtener los permisos necesarios para la limpieza de los tiraderos por parte de la Administración. Esta situación se agrava considerablemente, si lo que estamos cazando es jabalí, ya que con su menor tamaño es más fácil que no lo veamos. Todas estas circunstancias llevan a veces a tener que dejar de poner esos puestos, por la imposibilidad de ver las piezas, y situarlos en otros lugares donde los animales no tienen tanta querencia a pasar o se les tira mas lejos y en peores condiciones e incluso suprimir el puesto por la imposibilidad de cambiarlo a otro emplazamiento con alguna posibilidad de tiro. Pero esto cambia radicalmente, si colocamos una torreta de caza, de simplemente dos o tres metros de altura. La misma zona de matorral impenetrable que nos impedía el tiro, nos facilita, desde la perspectiva en altura del puesto elevado, la visión de claros entre el matorral y zonas menos pobladas, que nos posibilitan el tiro de una manera más cómoda y eficaz. En definitiva, instalar torretas de caza, nos va a permitir mantener los puestos tradicionales que han sido el paso natural de los animales durante toda la vida y no tener que trasladarlos a caminos y cortafuegos, con la dificultad de tiro que supone y la peligrosidad arriba comentada, o tener que disparar a distancias estratosféricas que a veces convierten la caza en un ejercicio de tiro al blanco.

Las torretas de caza, si están bien diseñadas se pueden desmontar por completo. Esto nos permite su traslado a mano, entre pocas personas, hasta las zonas donde nos interesa colocarlos, aunque no haya camino hasta el mismo lugar de instalación.
Otro aspecto positivo de las torretas de caza, es que nos va a facilitar la identificación de las piezas con mayor antelación y sobre todo nos va a permitir juzgarlas con mayor seguridad. La importancia de juzgar correctamente un animal cada día se antoja más importante. En un momento en que la mayoría de las monterías tienen un cupo limitado de animales, a nadie se le escapa que desde la atura de una torreta, vamos a ver antes el animal y vamos a poder decidir con mas tranquilidad si es un trofeo que nos gusta o decidimos no tirarlo por que no colma nuestras expectativas. También cada día se realizan mas cacerías de gestión o mas popularmente conocidas como descastes, donde se especifica claramente el tipo de animal a abatir: solo hembras, varetos que nos sobrepasen las orejas, machos de menos de “x” puntas, etc., decidir si el animal sobre el que vamos a tirar, cumple alguno de estos requisitos, en los escasos momentos en que vamos a ver la pieza al trasluz o en algún claro o con la maleza casi tapándolo por completo, es bastante delicado. Una torreta de caza, con la altura justa nos va a facilitar la tarea de una manera muy importante.

Situarnos sobre un puesto elevado también nos va a permitir que sea más difícil que los animales nos olfateen y no entren a nuestro puesto. Todo el mundo conoce la desagradable sensación de estar “aireando la mancha” cuando el aire va en contra nuestra.

CARACTERISTICAS DE UNA BUENA TORRETA DE CAZA PARA BATIDAS O MONTERIAS

Una vez decididos a instalar torretas de caza para batida o montería, debemos reflexionar sobre varios puntos.
Debemos considerar que va ser una infraestructura que vamos a colocar en la naturaleza y que en consecuencia intentaremos que se integre en esta.

A nuestro parecer el material mas adecuado es la madera tratada para la intemperie. Estos tratamientos la preparan para una larga vida bajo las inclemencias del tiempo y pasa desapercibida incluso para los animales.

Utilizar puestos metálicos requiere un mantenimiento constante en cuanto a las aplicaciones de pintura para evitar su oxidación. Esto desgraciadamente no se hace con la debida frecuencia, con lo que acaba oxidándose, dando una imagen de descuido y dejadez que conlleva una mala imagen del puesto, transmitiendo incluso a veces una imagen contraria a lo que se pretendía, de inseguridad de la infraestructura.

– ¿Qué altura?

Esto dependerá generalmente, del sitio donde lo vayamos a instalar. Si es en un cortafuegos o camino, y lo que queremos fundamentalmente es dar seguridad a los puestos, con una altura hasta la plataforma donde asentamos los pies de dos metros será suficiente. También dependerá de la distancia entre puestos, cuanto más lejos este situado un puesto de otro, mas alto deberá ser el puesto elevado de caza, para que el tiro sea mas oblicuo.
Si lo que pretendemos es salvar la vegetación que ha crecido y nos impide la visión de una manera horizontal, la altura será la suficiente para salvar esta maleza y que nos de una buena perspectiva de la zona a batir con nuestros disparos.

– Dimensiones de la plancha del tirador.

Deberá ser lo suficientemente amplia para estar de pie con comodidad y asentar correctamente los pies para el disparo. También es conveniente que se pueda desplegar en ella una silla de montería y podamos estar sentados con el suficiente confort. Consideramos que con unas dimensiones de 1m. por 1 m. puede ser suficiente.

-Otras características.

Deberá estar construido, de manera sólida, con una escalera cómoda de subir y sobre todo con una barandilla de al menos un metro de altura que impida que podamos caer del puesto.

Hasta ahora nos hemos referido a las torretas de caza para batida y montería, pero también los podemos utilizar para realizar esperas o aguardos y también y no menos importante para vigilancia, o la observación de los animales de nuestro coto.

Los puestos de aguardo son generalmente más altos, ya que lo que se pretende es dominar más terreno, ver donde sale a comer o se mueve la caza que pretendemos abatir.

En estos puestos la plataforma generalmente tiene un techo o una caseta. Esto es conveniente ya que podemos llegar a pasar varias horas de espera y dependiendo de la época del año, puede llover a hacer bastante frío.
La superficie de la plataforma de los puestos de espera, es mas grande, ya que nos debe permitir podernos mover o por lo menos estirar las piernas en los largos periodos en que la ocupamos. También es habitual en estos casos que en el puesto haya dos personas, algún acompañante o incluso un guarda o guía. Consideramos que con unas dimensiones de 1,20 m. x 1,20 m. es suficiente.

Si colocamos estratégicamente estos puestos nos permitirán recopilar mucha información, bien para organizar nuestras salidas de caza, pero también y no menos importante, para la planificación cinegética de nuestro territorio. Esto es así, por que como hemos dicho, desde la altura podremos ver una superficie amplia de nuestro acotado y por ejemplo, mientras esperamos la salida de un corzo que tiene querencia a la pradera que tenemos mas cercana, nos puede sorprender la aparición de una piara de jabalíes en un claro del sotobosque o una cierva con su cría que tímidamente salen a una pradera escondida.

Por ultimo, la utilización de los puestos de espera para vigilancia, también es una importante opción, ya que podremos vigilar zonas o puntos de especial peligrosidad para la entrada de furtivos o para dirigir a terceras personas en acciones para la detención de estos o para su persecución.